Hace 10 años el boxeo dominicano trepó el Everest en Pekín - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

jueves, 23 de agosto de 2018

Hace 10 años el boxeo dominicano trepó el Everest en Pekín


SANTO DOMINGO. Hace hoy una década que los dominicanos madrugaron un sábado para seguir en vivo a 13 mil kilómetros de distancia a través de RNN y Telecentro la pelea más importante de la rica historia de su boxeo aficionado.
El 23 de agosto de 2008, tras contener la respiración los primeros dos asaltos (2-2), Félix Manuel Díaz Guzmán se convirtió en una ametralladora en el tercero para destrozar (9-1) al entonces campeón olímpico, el tailandés Manus Boonjumnong, rumbo a un contundente triunfo 12-4 en los 64 kilos de los Juegos de Pekín.
Fue la primera y hasta la fecha única medalla de oro olímpica 100% manufacturada por el sistema deportivo dominicano, una que se celebró por todo lo alto y que cambió la vida de un joven que pasaba los seis meses de temporada ciclónica en pánico por la vulnerabilidad de su vivienda en La Barquita, Sábana Perdida.
“¡Diablo! ¿10 años?”, reacciona Díaz al ser entrevistado por DL en su hogar en la capital. “Siendo sincero tenía mucha esperanza, ya que en los torneos preparación en Europa de cinco cogí oro en tres y dos plata, había peleado con boxeadores que iban para las Olimpiadas”.
Antes de Boonjumnong, Díaz superó perderse en la capital china para saltar del autobús al ring del Gimnasio Nacional de los Trabajadores y dar cuenta del húngaro Káté Gyula (11-5), en octavos de final del irlandés Joe Joyce (11-11, decidido por los jueces), en cuartos del iraní Morteza Sepahvand (11-6) y en semis remontó ante el francés Alexis Vastine (12-10), la que considera fue su pelea más difícil.
“La más difícil fue la del francés. No me sentí medallista de oro al ganarle porque sabía que sería con el campeón que me enfrentaría. Al asegurar la plata se fue mucha presión y para pelear con el campeón iba positivo. Mis entrenadores Pedro Luis Díaz y Juan José Anderson me dijeron lo que tenía que hacer, el tren de pelea, que sea incómodo para él”, recuerda Díaz, que asegura no vio vídeo, puesto que ni siquiera hoy como profesional le gusta ver imágenes de los rivales a enfrentar.
El Gobierno lo premió con RD$7 millones más una vivienda y el empresariado le entregó desde una jipeta Chery Tiggo (Hispaniola Motors) hasta RD$600 mil de Tricom, incluyendo órdenes de compra en diferentes tiendas.
Unos incentivos que asegura utilizó de forma inteligente y hoy puede ver los frutos. “Ahí están, unas cuantas cosas que están aseguradas, gracias a Dios, mis (tres) hijos están seguros, el incentivo del Jay Payano y el Gobierno me cambió la vida tanto a mí como a mis hijos. Puedo decir que mis hijos tienen su casa, yo tengo mi casa, tengo unas cuantas cositas más, y me he ido manejando, porque como tú sabes si uno se pone gasta y gasta todo se acaba”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario