Así se hizo David Ortiz una marca: con batazos, carisma y compromiso social - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

martes, 11 de junio de 2019

Así se hizo David Ortiz una marca: con batazos, carisma y compromiso social

No detenía el país como Pedro Martínez en su pico de carrera, sus números no alcanzan a Alex Rodríguez, Manny Ramírez, Adrian Beltré o Albert Pujols, ni tampoco lo conoció medio planeta como a Sammy Sosa tras ese 1998 de 66 jonrones.

Pero a base de palos de poder que convirtieron en ganadora una franquicia emblemática que lleva casi un siglo de frustraciones, a su carisma y a una sensibilidad social sin parangón entre los atletas dominicanos, su nombre traspasó las páginas deportivas.

De ahí que el disparo que sufriera David Ortiz la noche del domingo en un centro de entretenimiento no solo robara protagonismo al conflicto interno del PLD o al debate en torno a la orden de equidad de género, sino que retumbara en el planeta asaltando las portadas de periódicos e informativos y no saliera de las tendencias en las redes sociales por más de 24 horas.

David Américo Ortiz Arias (Santo Domingo, 1975) construyó en tres lustros una marca tan fuerte que lo hace imposible pasar inadvertido, y no por su corpulencia de baloncestista o liniero defensivo de la NFL (6’3 y 230 libras).

Si bien entra en la categoría de late bloomer (como llaman a los jugadores que explotan más tarde) el talento siempre estuvo allí.

Tras cansarse de dar palos en el invierno con el Escogido y la Serie del Caribe sin ganarse la confianza plena de los Mellizos, su llegada a Boston por recomendación de Pedro en 2003 con 27 años disparó su carrera, una que terminó en 2016, dejando sobre la mesa US$16 millones garantizados para el próximo curso, puesto que sus piernas ya le dificultaban jugar cuando ya había ganado US$160,197,500.

El bautizo de Big Papi por el castigo que propinó al pitcheo de los Yankees es un nombre que trasciende el terreno y alcanza incidencia en el entretenimiento (TV, cine) o negocios que van desde los bienes raíces hasta las bolsas de valores pasando por la industria tabaquera y viñatera.

De su sensibilidad, su padre y amigos de Haina, donde pasó parte de su niñez y de su adolescencia, dicen que siempre la tuvo, pero comenzó a conocerse hace casi 15 años.

Lo que empezó en 2006 con una donación de US$200,000 a la Fundación Heart Care Dominicana se convirtió un año más tarde en el Fondo para la Niñez David Ortiz, una iniciativa que desde entonces ha recaudado más de US$5 millones y cubierto operaciones de corazón abierto a unos 800 niños.

En 2007, tras el paso por el país de las tormentas Olga y Noel, Ortiz organizó un telemaratón en Boston que recaudó US$25,000, 45,000 kilos de alimentos y endosó un cheque personal de US$50,000.

Es el trabajo que le ha merecido reconocimientos como Hombre del Año 2015 por Diario Libre, que una sala en Cedimat lleve su nombre, al igual que una puerta de embarque en el Aeropuerto Logan de Boston, colocado por la aerolínea JetBlue.

Un puente y una calle cercana al Fenway Park también lo honran de esa manera, y su número 34 es solo uno de los 11 retirados por el equipo de Nueva Inglaterra.

Esa sonrisa fácil, que expone su dentadura perfecta, es un imán para marcas como Reebok, MasterCard, JetBlue, Coca-Cola y Buffalo WildWings. Y no paran aun retirado. Este año el casino Foxwoods lo nombró embajador.

Su sinceridad y jocosidad para abordar los temas, el desprendimiento para orientar a los más jóvenes y liderazgo para tomar la palabra aun en los momentos más bajos lo convirtieron en una figura especial.

A sus 43 años, los tres títulos de Serie Mundial, los 10 Juego de Estrellas y seis Bates de Plata ilustran solo una parte de una biografía tan brillante como el metal dorado que tanto gusta de llevar en su cuello y muñecas o el diamante de sus orejas.

Con sus 541 jonrones, 632 dobles, 1,768 vueltas impulsadas y 55.3 victorias sobre jugador reemplazo (WAR) es un serio candidato a ingresar al Salón de la Fama a partir de 2022 cuando cumplirá el ciclo de retiro que se requiere.



No hay comentarios:

Publicar un comentario