La jardinería puede ser tan beneficiosa para los mayores como el ejercicio físico #favoryto - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

martes, 3 de septiembre de 2019

La jardinería puede ser tan beneficiosa para los mayores como el ejercicio físico #favoryto

20MINUTOS.ES

  • El paciente mejora tanto a nivel cognitivo como en la realización de actividades instrumentales.
  • La terapia hortícola utiliza la horticultura para trabajar diferentes aspectos físicos y psicológicos.

Hortoterapia para personas mayores

La hortoterapia es un método terapéutico que lleva decenios implantándose en diferentes ámbitos relacionados con la salud. La terapia utiliza la horticultura como eje para trabajar diferentes aspectos físicos y psicológicos.

Mediante el contacto con la tierra, se aprenden diferentes técnicas de jardinería, a través de manualidades y juegos. El objetivo es mejorar las funciones psicomotrices y trabajar aspectos neurosensoriales, como los sentidos, el recuerdo y la memoria.

Un estudio publicado en el British Journal of Sports Medicine ha concluído que la jardinería puede ser tan beneficiosa para los mayores como el ejercicio físico. La investigación sugiere que los mayores de 60 años pueden reducir el riesgo de mortalidad hasta un 30% al dedicarse de forma regular a la horticultura.

La jardinería involucra actividades físicas muy diversas como la manipulación de herramientas, o la ejecución de movimientos precisos a la hora de regar o trasplantar plantas, que son muy favorables para mantener un correcto funcionamiento de las articulaciones y la musculatura. Pero, además, la jardinería mantiene activo el cerebro.

Tal y como explica David Curto, jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores, “la vegetación es un foco de estímulos y atención importante para el mantenimiento de las funciones cognitivas. Por ejemplo, cuidar de las plantas también implica cierta memorización de cuidados y atenciones específicas para cada especie”.

Los mayores que hoy viven en las ciudades han crecido y trabajado en el campo. Como cuentan los responsables de La Huertoteca, "los beneficios y efectos terapéuticos son inmediatos". A través del contacto con la tierra, "se reduce el estrés y el estado de ánimo mejora".

Esta empresa, dedicada a montar huertos urbanos y a dar cursos en colegios y residencias, asegura que con la hortoterapia se refuerzan los lazos y las relaciones sociales: "Los mayores se sienten acompañados y se muestran útiles y dispuestos a ayudar y a participar en estos programas. Se reduce la soledad y el riesgo a sufrir depresión".

Algunos estudios relacionan esta actividad con un mejor estado de ánimo. La Universidad de Texas entrevistó a 300 personas mayores para calcular su nivel de entusiasmo y los resultados demostraron que aquellas personas que pasaban tiempo cuidando de las plantas manifestaban mayores ratios de satisfacción. De igual manera, una investigación en Holanda determinó que media hora de trabajos en el jardín reduce de forma significativa el nivel de cortisol.

Terapia e instrumento educativo

Según Sanitas, practicar la horticultura también tiene beneficios nutricionales. Si la terapia ocupacional se centra en el cuidado y mantenimiento de vegetales y hortalizas comestibles, éstas se pueden incluir en la dieta.

Los tomates, los pimientos, las zanahorias, las espinacas y los guisantes son algunas de las verduras más fáciles de cultivar. También las plantas aromáticas como el perejil, el cebollino o el cilantro que, además, no necesitan grandes superficies y pueden cultivarse en interior.

En el siglo XIX, en Viena, el Dr. Frank diseñó un centro de salud con un jardín alrededor con el objetivo de que los pacientes del centro estirasen las piernas. En España, en 1806, se implantaron diferentes programas mediante el uso de la agricultura y la horticultura con pacientes de enfermedad mental en diferentes hospitales. En 1907, en Nueva York, se impartieron diferentes programas de formación en horticultura para los departamentos de Terapia Ocupacional del Hospital Bloomingdale.

Desde entonces, el uso de la horticultura como terapia e instrumento educativo está muy extendido en países como Reino Unido, Irlanda, Alemania, Canadá, EE UU. En España, esta disciplina se utiliza cada vez más. Y se pone en práctica en colegios, centros terapéuticos y centros de mayores.



No hay comentarios:

Publicar un comentario