Después de una mastectomía, ¿y si no te quieres reconstruir? #favoryto - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

domingo, 6 de octubre de 2019

Después de una mastectomía, ¿y si no te quieres reconstruir? #favoryto

MERCEDES BORJA

Una mujer tapándose los pechos

Cada año se realizan en España unas 16.000 mastectomías, y, según datos de Sociedad Española de Cirugía Plástica y Reparadora (SECPRE), solo se reconstruyen unas 4.800. Esto quiere decir que más de 11 mil mujeres más cada año tienen que afrontar la vida con una sola mama, ya sea porque no es posible realizarse una reconstrucción de manera inmediata o por decisión propia.

Y es que, aunque la reconstrucción mamaria después de sufrir una mastectomía por cáncer de mama está incluida en la sanidad pública española, son muchas las que deciden no hacerlo o esperar. Aun así, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) recuerda que no interfiere ni retrasa la administración del tratamiento del cáncer de mama.

Estas mujeres tienen varias alternativas, como las prótesis y la ropa adaptada.

Las socorridas prótesis

Las prótesis mamarias de silicona son una de las alternativas más utilizadas después de una mastectomía, pues ayudan a paliar la descompensación (asimetría) que se produce por la extirpación total o parcial de la mama y a recuperar la imagen anterior.

El catálogo existente es muy amplio y existen para mama izquierda o derecha, de distintos tamaños, de doble capa, ligeras, adhesivas, de distintas formas, solo del pezón... E incluso acuáticas, que se amoldan al traje de baño. Además, suelen ir acompañadas de productos para cuidar la piel.

Estas prótesis pueden durar años, pero antes de poder utilizar una prótesis de silicona definitiva existen prótesis iniciales de algodón especialmente diseñadas para ponerlas inmediatamente después de la cirugía, de menor peso y que ayudan al proceso de cicatrización.

Lencería y ropa de baño

Las prótesis pueden llevarse en ropa interior normal, pero lo más recomendable es utilizar ropa interior especialmente diseñada para mujeres sometidas a cirugía. Estos sujetadores, además de estar hechos para que la prótesis no se mueva, tienen algunas características que los hacen espaciales.

Por un lado, disponen de tirantes más anchos en la parte que apoya en el hombro para prevenir el linfedema, un efecto secundario común que consiste en la acumulación de líquido en el brazo tras la extirpación de los ganglios linfáticos. Además, el escote y el contorno están reforzados con elástico para permitir un mejor ajuste, disponen de escotes destinados a realzar el atractivo sin que se vea el área operada y el puente entre las copas es más ancho para garantizar el confort.

Lo mismo ocurre con la ropa de baño, bañadores y biquinis diseñados para albergar una prótesis sin que esta se note o se mueva.

Cada vez hay más marcas que se deciden a fabricar ropa interior para mujeres con mastectomía, por lo que los diseños y la oferta es muy extensa.

Ni cirugía ni prótesis

El impacto de una mastectomía es grande, pues además de enfrentarse a un duro postoperatorio y el tratamiento posterior, las mujeres tienen que enfrentarse a lo que supone vivir con un único pecho. Ya no solo por el impacto psicológico, también por la presión social que hace sentir a muchas mujeres que son menos femeninas o bellas por perder una mama

Idoia Miranda, tras ser sometida a una mastectomía, sintió esa presión al decidir, tras informarse concienzudamente, que no quería ni una reconstrucción ni llevar una prótesis, sino aceptar su nuevo cuerpo y utilizar un sujetador para mujeres con una sola teta... Y no encontró, porque no existe.

Lola: el sujetador de una sola copa para mujeres de una sola teta

Sin embargo, gracias a su iniciativa, y a la fundación sin ánimo de lucro Teta&Teta, esto puede cambiar. Idoia, además de crear la web Tócate las Tetas para concienciar sobre la enfermedad, ha inspirado a Teta&Teta a crear Lola, un sujetador diseñado para las mujeres que tienen una sola mama.

De momento, es solo un boceto que, con el apoyo de la marca de lencería orgánica Aniela Parys y de la marca de parches para mujeres mastectamizadas Ana Bonny, quieren hacer realidad antes del 20 de octubre, un día después del Día Mundial Contra el Cáncer de Mama.

Para lograrlo, han creado una campaña de crowdfunding en la que admiten todo tipo de donaciones. Su objetivo, que las mujeres sometidas a una mastectomía tengan más opciones donde elegir y no sientan presión a la hora de decidir sobre una alternativa u otra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario