Bonao, San Antonio de Bonao, Monseñor Nouel - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

domingo, 1 de diciembre de 2019

Bonao, San Antonio de Bonao, Monseñor Nouel

Bonao es hoy día una ciudad moderna y una de la más antiguas de nuestro país. Veamos sus inicios. Al principio de la colonización de la isla Española por Colón, se decidió establecer fortalezas en lugares estratégicos para apaciguar a los indios que se rebelaban contra el control de los españoles y especialmente cerca de las supuestas minas de oro que los indígenas habían mencionado. El hallazgo de esas minas fue una de las primeras metas en los años siguientes al descubrimiento. Así, en una línea noroeste a suroeste, se fundaron, a partir de Puerto Plata, las fortalezas de Esperanza, La Magdalena, Santo Tomas de Jánico, Bonao y La Buenaventura, hasta llegar al río Haina, en la costa sur de la isla.

Alrededor de esas fortalezas se establecieron aldeas para los pobladores españoles y los indios que tenían bajo su control para recoger el oro en pepitas en los ríos y arroyos y luego en minas que cavaban para extraerlo.

A inicios del siglo XVI, ya colonizada la isla, se fundaron más pueblos y los más importante como fueron Santiago, La Vega, San Juan de la Maguana y Santo Domingo, de modo de tener centros urbanos en todo el territorio de lo que fue, en esos años, el centro de la conquista y colonización primero de los islas de las Antillas y luego de todo el territorio de América. Se llegaron a fundar 16 pueblos y en el año el rey Fernando les dio categoría de “Villas” y a cada una se les otorgo un escudo de armas. Bonao fue una de ellas.

Siguiendo con nuestra historia de Bonao, sabemos que su importancia decayó mucho a partir de la mitad del siglo XVI, pues ese oro que le daba vida resultaba más difícil de recoger ya que las minas eran superficiales y algunas pepitas se sacaban de los ríos en forma muy primitiva y aparecían cada vez menos. Así el pueblo se empequeñeció y sus pocos habitantes se dedicaron a la agricultura y la ganadería. En una relación hecha por un funcionario de la isla al gobierno español en el año 1528 se dice:

Las villas de Santa Cruz de Isagua, Yáquimo, Lares de Guhaba, Buenaventura y Bonao estos pueblos totalmente se han despoblado, sin quedar memoria de ellos”.

Es una exageración en cuanto a Bonao, pero sin duda refleja la pobreza y pequeñez del pueblo en esos años.

Para los primeros años de la Independencia Nacional, Bonao pertenecía a la provincia de La Vega y en el año 1865 fue elevada a común de esa provincia, pero con el nombre de San Antonio de Bonao. Vemos aquí su segundo nombre, sin que hayamos encontrado disposición legal alguna que lo explique, excepto que sabemos que el patrono del pueblo es San Antonio de Padua.

El pueblo seguía siendo pequeño y aislado y en el año 1909 los habitantes de esa común no pasaban de 5,000 según lo explica Eugenio Dechamps, en su obra “Directorio de la República Dominicana”.

Bonao empezó a tener importancia cuando en 1920 se inauguró la carretera Duarte que unía a Santo Domingo con el Cibao y pueblos de norte de la República. La carretera cruzaba por el pueblo y este convirtió en parada natural para quienes hacían el viaje entre la capital y Santiago, que duraba más de cinco horas. En esa parada los autos o autobuses echaban combustible y los pasajeros descansaban, tomaban algún refresco y comían algún bocadillo. Fue en esos años en que se abrieron varios restaurantes, entre ellos de algunos chinos que introdujeron al país la gastronomía de su país.

En ese año, 1920, se efectuó el primer censo nacional y en el mismo el pueblo de Bonao aparecía con tan solo 1,069 habitantes, para luego subir a 2,129 en 1935 y a 10,536 en el censo de 1950. El censo más reciente, del año 2010, nos dice que el municipio de Bonao tiene 125, 338 habitantes y el pueblo 33, 335.

Pero volviendo a los nombres, vemos el original desde que fue fundado, fue Bonao. Luego aparece el de San Antonio de Bonao en homenaje a su santo patrón.

Pasaron muchos años con ese nombre hasta que en el año 1936 se le cambió. En efecto la Ley No. 1104 de ese año dice en su dispositivo. “Se designa con el nombre de Monseñor Nouel la Común y Villa de Bonao, provincia de La Vega”.

El cambio de nombre se justifica en el “Considerando” de la ley, que dice:

Resultan extraños e injustificados estos argumentos, pues Bonao era un nombre histórico, de procedencia indígena y se mantuvo por cuatro siglos así. La Ley, promulgada por Trujillo, fue un desacierto. Quizás en ese momento, el dictador quería congraciarse con la jerarquía católica al honrar un pueblo antiguo con el nombre de quien fuera arzobispo de Santo Domingo además de haber ocupado la presidencia del país. Hay que imaginar la extrañeza de los habitantes de ese pueblo a ver el cambio de nombre ancestral. Nouel estaba aún vivo en el año 1936 cuando se le dio su nombre al pueblo y murió al año siguiente. ¿Cuál sería su reacción a ponérsele su nombre a un pueblo?

En el año 1960, Trujillo y su gobierno tuvieron serios problemas con la iglesia católica del país, la cual hasta entonces había sido su aliada. La jerarquía católica criticó acremente las violaciones a los derechos humanos en dos cartas pastorales. En venganza Trujillo rompió sus relaciones con la iglesia y una de sus consecuencias fue que al pueblo y municipio de Monseñor Nouel le fue cambiado su nombre por el de Bonao, según indica la Ley No. 5344, del 27 de abril de ese año.

Así, por razones puramente políticas, Bonao recuperó su nombre original. Años después, en el año 1982, por la Ley No.27 del gobierno de Salvador Jorge Blanco, se creó la Provincia de Monseñor Nouel y su común cabecera fue Bonao.

Así, pues, después de siglos, Bonao dejó de pertenecer a la provincia de La Vega para encabezar la nueva provincia. Igualmente quedaron también asociados los dos nombres, el de Monseñor Nouel, del cual hicimos referencia arriba, y el viejo nombre taíno de Bonao.

Bonao es ahora un pueblo con algo más de 150,000 habitantes, siendo una ciudad moderna, con universidades, colegios, iglesias, restaurantes, tiendas por departamento y todas las otras novedades de una urbe importante. En sus cercanías hay dos grandes industrias mineras, una de oro y la otra de níquel, recordando la importancia de metales de la región desde la época colonial.

Bonao recuperó su antiguo nombre y vemos en la entrada del pueblo el escudo de su municipio y que es hoy el mismo que le otorgó el Rey de España hace más de cuatro siglos También aparece ese escudo en la página web y documentos oficiales del municipio.

En resumen, Bonao, San Antonio de Bonao, Monseñor Nouel y de nuevo y finalmente Bonao. Por favor dejen ya ese nombre tranquilo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario