Arrestan a mujer hispana que encerraba a su nieto atado de manos en cobertizo - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

jueves, 14 de mayo de 2020

Arrestan a mujer hispana que encerraba a su nieto atado de manos en cobertizo

Por espacio de muchas horas, y a veces hasta el día siguiente, la abuela de un niño de origen hispano de seis años encerraba a su nieto en el cobertizo ubicado en el jardín trasero de la casa donde viven en Dallas (Texas), según el reporte preliminar de la Oficina del Alguacil del Condado Dallas (DCSO, en inglés).

Esmeralda Lira (de 53 años), quien fue detenida el domingo por la noche con una fianza de 100.000 dólares junto a su pareja Luis Balderas (de 64), enfrenta cargos por ocasionar lesiones y poner en peligro a un menor.

De acuerdo con el reporte, Lira encerraba al menor atado con cintas de calzado, con las manos en la espalda, sin agua ni comida y con una bolsa plástica para que hiciera sus necesidades fisiológicas.

Los agentes de DCSO pudieron rescatar al niño luego de recibir una llamada al número de emergencias 911. En el domicilio hallaron a dos menores de 7 y 4 años, hermanos de la víctima, quienes ya fueron puestos a disposición de los Servicios de Protección al Menor de Texas (CPS).

“El cobertizo estaba lleno de artículos desde el piso hasta el techo. El niño presentaba marcas y moretones en las muñecas. Lo desatamos y lo llevamos a un lugar seguro”, indica el documento.

Minutos antes, tanto Lira como Balderas se habían negado en un principio a abrir la puerta del cobertizo.

En el interrogatorio posterior llevado a cabo por CPS, se determinó que Lira castigaba al menor al ducharlo a la intemperie y jalarle las orejas. Además, lo dejaba afuera y le prohibía el ingreso a la casa, y en varias ocasiones lo encerraba en el cobertizo por la noche y lo dejaba salir al día siguiente por la mañana.

En un audio difundido por algunos medios locales, se escucha una conversación en español del menor con un Juan Vaquero, que al parecer es vecino de Lira y fue quien llamó a la policía a denunciar el delito.

Al niño se le escucha decir que sí puede caminar dentro del cobertizo pero que no puede mover las manos, que tiene amarradas porque la abuela “no quiere que toque las cosas”.

En la misma conversación, el menor asegura que tiene amarradas las manos “de atrás, así como los policías lo hacen”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario