Pacientes dominicanos: un mercado de interés para hospitales de renombre en los Estados Unidos - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

domingo, 21 de marzo de 2021

Pacientes dominicanos: un mercado de interés para hospitales de renombre en los Estados Unidos

La paciente llevaba más de un año buscando una respuesta a por qué sentía que su cabeza iba a estallar por el dolor. Llamaba a su neuróloga en momentos de angustia, y esta llegó a contestarle con resignación: “No sé qué decirte”.

Las respuestas que no encontró en la República Dominicana, las halló en Miami, Estados Unidos, donde determinaron lo que padecía, y el tratamiento correcto. Así pasó a ser una más de los dominicanos que viajan a ese país, buscando escalar en su atención, y a los que hospitales estadounidenses les interesa captar mediante su promoción local.

Centros de salud de los Estados Unidos con alta valoración en los rankings hospitalarios, como Cleveland Clinic, NewYork-Presbyterian Hospital, Baptist Health y Hospital for Special Surgery (HSS), cuentan con representación local, y se publicitan a través de las redes sociales, vallas publicitarias, patrocinios, congresos médicos, seminarios digitales y eventos caritativos, entre otros.

Tres de estos centros reportan a Diario Libre que los dominicanos están entre sus principales pacientes internacionales. De hecho, el HSS informa que ocupan el primer lugar en la nacionalidad que más volumen de pacientes internacionales registra en el hospital.

Además, el HSS se va más allá, y brinda asistencia médica y patrocinio a la Liga Nacional de Baloncesto, al equipo de béisbol Leones del Escogido y auspicia eventos deportivos.

El Baptist Health, que ofrece una amplia gama de servicios médicos que incluyen cáncer, neurociencia, medicina cardíaca y vascular, deportiva y ortopedia, lleva 15 trabajando con la República Dominicana, y cuenta con una oficina en Santo Domingo. En el Caribe, también, tiene presencia en las Bahamas, Islas Caimán e Islas Vírgenes de los Estados Unidos.

Estos centros cuentan con representantes o embajadores locales que orientan a los pacientes interesados. Entre los beneficios que les ofertan están la coordinación de todo el proceso de atención médica, desde las citas hasta la asistencia de intérpretes. Algunos se vinculan con la reserva del hotel y el transporte.

“Mi labor como representante local es lograr que los pacientes experimenten confianza en el cuidado de su salud, y mitigarles las ansiedades que surgen a causa de sus dolencias, además, de proveerles todas las informaciones relacionadas a sus procedimientos”, explica Julieta Javier, embajadora de Cleveland Clinic.

Cleveland Clinic es un centro que U.S. News & World Report califica, frecuentemente, como uno de los mejores hospitales de los Estados Unidos, y ha sido catalogado como número uno en cardiología y cirugía cardíaca desde 1995. Tiene instalaciones en Ohio (sede), Florida, Las Vegas, Canadá, Abu Dabi y, próximamente, Londres.

Javier recuerda que los primeros promotores de Cleveland Clinic en la República Dominicana fueron médicos criollos que realizaron sus especialidades en ese centro de salud.

Pero no todos se asisten por un representante. Hay quienes optan por buscar de su cuenta un hospital que les convenga para viajar a consultarse, ya sea apoyándose en un seguro médico internacional o costeando los gastos con sus ahorros, como hizo la paciente que viajó a Miami, que prefiere reservar su nombre. “Los doctores que me atendieron (en la República Dominicana) fueron y son doctores buenos; no te voy a decir que son doctores malos. Que se nublaron en cuanto a mi caso, no sé cuál fue la razón”, dice a Diario Libre.

Ella recuerda que, antes de decidir atenderse en los Estados Unidos, visitó, al menos, cinco neurólogos, tres reumatólogos y dos hematólogos locales. Solo en cinco meses gastó casi medio millón de pesos, cubriendo su seguro médico algunos procedimientos.

El diagnóstico que le dieron en Miami fue una embolia cerebral, y le asignaron un tratamiento que hoy mantiene. El doctor le explicó que pudo incidir el estrés laboral acumulado, y que explotó en su organismo desde 2015, año en que sufrió el primero de dos ACV, con 44 años de edad, y cuando comenzó a sufrir dolores de cabeza desesperantes y varios infartos.

El médico estadounidense le dijo que en la República Dominicana le habían hecho los estudios necesarios para su condición –aunque los equipos no eran de buena calidad-, y solo faltaban unas pocas evaluaciones que lo llevaron a ese diagnóstico. “Solo por un análisis de sangre, nos cobraron como 400 y pico de dólares”, recuerda la paciente, que no contaba con seguro internacional cuando viajó a los Estados Unidos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario