El Salón de la Fama de Cooperstown abre las puertas a sus nuevos inmortales - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

domingo, 21 de julio de 2019

El Salón de la Fama de Cooperstown abre las puertas a sus nuevos inmortales

Cada julio, las leyendas más importantes del béisbol se reúnen en Cooperstown cuando nuevos miembros del Salón de la Fama se incorporan a la institución más sagrada del deporte. La clase de 2019 (Mariano Rivera, Roy Halladay, Mike Mussina, Edgar Martínez, Lee Smith y Harold Baines) incluye al mejor cerrador de todos los tiempos y la primera selección unánime del Salón, un par de ases, un relevista dominante y dos de Los bateadores designados más temidos de la historia.

Rivera, el legendario jugador de los Yankees, el primer jugador seleccionado por unanimidad al Salón de la Fama por la Asociación de Escritores de Béisbol de América. Él es el líder de todos los tiempos en salvamentos, con 652, y ganó cinco anillos de la Serie Mundial con los Yankees mientras publicaba una efectividad de postemporada de 0.70 casi insondable. El discurso de Rivera fue precedido por una interpretación conmovedora de “Take Me Out To The Ball Game” en guitarra solista, que incluye un riff de “Enter Sandman” de Metallica, por Bernie Williams, el antiguo compañero de equipo de los Yankees de Rivera.

“No entiendo por qué siempre tengo que ser el último”, bromeó Rivera para abrir su discurso. “He seguido diciendo eso durante los últimos 20 años, y los últimos 17 años de mi carrera. Siempre dije: ‘¿Por qué tengo que ser el último?’ Pero supongo que ser el último fue especial “.

“Mo” agradeció a su familia y a toda la organización de los Yankees que hizo posible su ascenso al dominio, desde los Steinbrenners hasta el gerente general Brian Cashman, el gerente Joe Torre y los compañeros del “Core Four”, Derek Jeter, Andy Pettitte y Jorge Posada al resto de sus compañeros, Directivos, entrenadores y formadores.

“Traté de llevar las telas a rayas lo mejor que pude”, dijo Rivera. “Creo que lo hice bien con eso”.

Tenía un mensaje para los fanáticos de los Yankees: “Para los fanáticos: ustedes siempre me empujaron a ser el mejor. Todos esos fanáticos de Nueva York, cuando estaba en el Yankee Stadium lanzando, sentí como si estuviera lanzando con 55,000 personas a mi lado lanzando Un lanzamiento tras otro. Ustedes son los mejores. Sin su apoyo, no podría hacerlo “.

“El Señor me dio el mejor lanzamiento en el béisbol: la bola rápida cortada”, dijo Rivera. “Aprendí a usar ese lanzamiento. Utilicé ese lanzamiento durante 17 años. Y lo usé bien. Lo utilicé hasta el último día que lancé en el Yankee Stadium, cuando mis dos hermanos [Jeter y Pettitte] vinieron a llevarme fuera del juego.

“A los escritores de béisbol, gracias por votarme y hacerme un miembro del Salón de la Fama”, dijo Rivera durante su discurso de 25 minutos para cerrar la tarde llena de emoción y emoción. “Gracias por todo su apoyo.”

Con clase, como de costumbre, Rivera agradeció a todos los que participaron en este logro, desde entrenadores y compañeros de equipo hasta familiares y amigos. Apenas hablaba de sus propios logros.

“Es un privilegio y un honor ser parte de una organización”, dijo. “Lo hice con dignidad, honor y orgullo. Intenté llevar las telas lo mejor que pude. Creo que lo hice bien con eso “.

Mike Mussina fue el primer inducido a ocupar un lugar central. Ganó 270 juegos en sus 18 temporadas con los Orioles y los Yankees, y tuvo una efectividad de 3.68 en toda su carrera en una de las divisiones más difíciles del béisbol, la poderosa American League East. Una estrella de dos franquicias como Halladay, Moose ingresa al Salón de la Fama con una placa sin logotipo.

Mussina recordó el inicio de su viaje de béisbol en su ciudad natal de Montoursville, Pensilvania, en las afueras de Williamsport, el hogar de la Liga Pequeña de Béisbol, que detalla cómo pasó de jugar al wiffle ball en su vecindario antes de que fuera lo suficientemente mayor como para ser organizado. bola. Mussina finalmente terminó en la Universidad de Stanford antes de ser seleccionada por los Orioles en la primera ronda del draft de 1990 de la MLB.

Mussina pasó 10 años con los Orioles, registrando una efectividad de 3.53 en 288 aperturas.

“Quiero agradecer a la organización de los Orioles por darme la oportunidad de lanzar y demostrar que podría tener éxito a nivel de Grandes Ligas”, dijo Mussina. “Para los ejecutivos de los Orioles que trajeron el béisbol al puerto interior de Baltimore, sigue siendo uno de los mejores entornos de estadio de béisbol en el juego. Para los fanáticos de los Orioles que salieron de todos los juegos, 48,000 en total, para apoyarnos y apoyarme a mí, Gracias. Tengo algunos recuerdos de béisbol de esos años, y me encantó lanzar en naranja y negro.

Para Lee Smith, el día tan esperado finalmente llegó. Dio su discurso en el Salón de la Fama más de dos décadas después de su última temporada de Grandes Ligas, 1997, como una selección del Comité de la Era del Juego de Hoy. Smith se une al Salón de la Fama de los Cachorros después de anotar 478 salvados en su carrera de 18 años, la mayor cantidad de todos los tiempos cuando se retiró, y ahora el tercero más detrás de sus compañeros en el Salón de la Fama, Rivera y Trevor Hoffman.

Smith explicó cómo su familia, así como la comunidad unida en su ciudad natal de Castor, La., Lo ayudaron en el camino y detallaron cómo ingresó al béisbol en primer lugar.

“Era el Sr. Sneed, mi director de la escuela secundaria; una vez que me llamó a su oficina, pensé que estaba en problemas, pero en lugar de eso quería que fuera al equipo de béisbol después de ver

Smith explicó cómo su familia, así como la comunidad unida en su ciudad natal de Castor, La., Lo ayudaron en el camino y detallaron cómo ingresó al béisbol en primer lugar.

“Era el Sr. Sneed, mi director de la escuela secundaria; una vez que me llamó a su oficina, pensé que estaba en problemas, pero en lugar de eso quería que saliera al equipo de béisbol después de verme lanzar una bola en nuestro [físico educación] clase “, dijo Smith. “Pero estaba concentrado en el básquetbol. Dije que no. Sabía que mi familia no podía pagar el equipo que necesitaba. Al día siguiente, el Sr. Sneed me llamó a su oficina otra vez, y todavía puedo imaginármelo. En su escritorio estaba Un nuevo uniforme, guante y todo el equipo que necesitaba.

“Fue la comunidad la que me dio la oportunidad de jugar béisbol”.

Después de una década de espera, Edgar Martínez finalmente hizo su discurso en el Salón de la Fama. Marineros DH fue elegido por mucho tiempo en su décimo y último año en la boleta electoral, y ahora se une a Ken Griffey Jr. como el único miembro del Salón de la Fama con tapas de Seattle en sus placas de Cooperstown. Como uno de los mejores bateadores puros de su generación, Martínez terminó su carrera de 18 años con una línea de bateo de .312 / .418 / .515, y bateó .375 con ocho jonrones contra sus compañeros indonesios Rivera, Halladay y Mussina.

“Es difícil creer que un sueño que comenzó cuando tenía unos 10 años me llevaría a un viaje increíble”, dijo Martínez, luego de subir al escenario a los cantos “Edgar”. “Desde la primera vez que vi a Roberto Clemente en la televisión, y algunos aspectos destacados de la Serie Mundial, me enganché al juego del béisbol. Todo lo que quería hacer era jugar el juego. Como la mayoría de los niños en Puerto Rico, quería ser como Roberto Clemente. Qué gran ejemplo fue Roberto Clemente para todos nosotros en Puerto Rico, y qué honor tener mi placa en el Salón junto a la suya “.

Brandy Halladay subió al escenario para hablar por su difunto esposo, Roy, quien murió a los 40 años en un accidente aéreo hace dos años. Uno de los grandes caballos de batalla de su época, Halladay ganó un Premio Cy Young en ambas ligas, con los Azulejos en 2003 y los Filis en 2010. Lanzó un juego perfecto para los Filis el 29 de mayo de 2010, y se convirtió en el segundo lanzador en la historia para lanzar un partido sin hits en la postemporada en su debut en los playoffs en octubre. Ahora está consagrado en el Salón de la Fama, elegido póstumamente en su primer año de elegibilidad. La gorra del Salón de la Fama de Doc no tiene un logotipo, como lo decidió la familia Halladay.

“Es abrumadora la cantidad de personas aquí hoy”, dijo Brandy para abrir su discurso. “No puedo creer que hayas llegado tan lejos, y estoy muy agradecido de que estés aquí”.

“Gracias a Harold, Lee, Mariano, Mike y Edgar por compartir su escenario conmigo”, dijo, dirigiéndose a los compañeros de clase de Roy en 2019. “Este no es mi discurso. Voy a hacer lo mejor que pueda para decir lo que creo que Roy podría haber dicho o hubiera querido decir si estuviera aquí hoy”.

“Me han preguntado una y otra vez: ‘¿Cómo crees que se sentiría Roy si estuviera aquí?’ Estoy bastante seguro de que todos sabemos la respuesta. Por supuesto que se sentiría honrado y humilde, pero también sé que, en la verdadera forma de Roy, habría dado rápidamente elogios o apoyos a todos sus entrenadores y compañeros de equipo. un verdadero competidor. Iba al campo todos los días listo para hacer lo que fuera necesario para darle a su equipo la mejor oportunidad posible de ganar “.

Brandy habló sobre la decisión de la familia Halladay de que la placa de Roy no tendría el logotipo del equipo, por respeto a las dos organizaciones en las que jugó.

“Para los dos equipos de los que tuvimos la bendición de ser parte, los Azulejos y los Filis, gracias por permitirnos crecer, fracasar una y otra vez y finalmente aprender cómo tener éxito dentro de sus organizaciones. Hubo algunos “Realmente fueron años increíbles, pero también hubo algunos realmente difíciles, y nunca te rendiste”, dijo Brandy.

“Cuando Braden, Ryan y yo decidimos que Roy sería admitido en el Salón de la Fama sin un logo en su sombrero, ambos equipos rápidamente nos comunicaron con nosotros lo orgullosos que estaban de esa decisión. Sabemos sin lugar a dudas que Roy tuvo Estuvo con nosotros hoy, esta es la decisión que habría tomado, y más que nada querría que ambas organizaciones sepan que ocupan un lugar enorme en nuestro corazón y siempre lo harán “.

Después de que Brandy Halladay subiera al podio estaba Harold Baines, quien jugó 14 de sus 22 temporadas de Grandes Ligas con los Medias Blancas y fue elegido a través del Comité de la Era de los Juegos de hoy en diciembre. De los 2,830 juegos jugados por Baines, 1,643 vinieron como bateador designado y 1,024 entraron en el jardín derecho. Terminó con 2,866 hits, 384 jonrones y 1,628 carreras impulsadas. El seis veces All-Star también ganó el premio al mejor bateador designado de la Liga Americana, ahora llamado Edgar Martinez Award, en 1987 y 1988. Golpeó .324 con cuatro dobles, cinco jonrones, 16 carreras impulsadas, un .378 en la base porcentaje y un porcentaje de slugging de .510 en 31 juegos de postemporada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario