Muertes de cabo policial y su abuela enlutan familias y causan pesar en la sociedad - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

jueves, 4 de julio de 2019

Muertes de cabo policial y su abuela enlutan familias y causan pesar en la sociedad

La muerte a tiros a manos de varios desconocidos del cabo de la Policía, Crhistopel Turbí Ruíz, de 28 años, la noche del pasado martes en un pica pollo en Villa Mella y el posterior fallecimiento de su abuela, Ondina Milagros Arias, de 70 años, durante su velatorio la tarde del miércoles, sembraron el luto y el dolor entre sus familiares y gran parte de la sociedad que reclama justicia por el hecho que ha consternado al sector Casa Vieja.

La casa sin número de la calle cinco del referido sector, donde residía Crhistopel y eran expuestos ambos cadáveres, fue copada por decenas de personas que se confundían entre familiares, vecinos, amigos, agentes policiales y otros allegados a las víctimas que manifestaban pesar por el drama que se vivía en el lugar.

La muerte del agente policial en circunstancias aún no aclaradas fue tan impactante para Ondina, que no resistió ver el momento en que a esa misma casa fue llevado el cuerpo de quien fuera su nieto, y minutos después murió súbitamente.

Mirtha Ruiz, hija de Ondina y tía de Chistopel, contó entre lágrimas que su madre estaba cabizbaja y hablando con los medios junto a los demás miembros de la familia, esperando a que desde la funeraria llevaran hasta allí el ataúd con los restos, pero al ver cuando lo colocaban en la marquesina para ser velados, se marchó a su casa, ubicada cerca, desde donde fueron a avisarle que se había desmayado.

Relata que al llegar y revisar sus signos vitales percibió que se encontraba sin vida, aunque de todas formas fue llevada a un centro de salud, donde declararon su deceso. Posteriormente ella misma y Basilio Ogando, padre del fenecido policía, debieron también ser atendidos en centros de salud por crisis diabéticas e hipertensivas.

Lea también: Fallece abuela del cabo que mataron en pica pollo de Villa Mella

Recuerda que Ondina había criado a cinco hijos, cinco nietos, entre los que se encontraba Crhistopel, y actualmente era tutora de otros dos adolescentes.

En el caso del ultimado cabo policial, dice que tras la muerte de la madre de este cuando aún era adolescente, Ondina se encargó de él y, que al cumplir los 18 años, decidió alistarse en la uniformada, donde tenía nueve años.

Estaba Angustiada

Ondina Milagros Arias, la anciana que el miércoles falleció durante el velatorio de su nieto estaba desde primeras horas angustiada, y en sus intervenciones con la prensa se manifestaba entre lágrimas la angustia que estaba sufriendo desde que se enteró de la muerte de Chistopel y tras condenar el hecho pedía justicia para quienes lo cometieron y aseguraba estar dispuesta junto a la familia a hacerlo por si misma si las autoridades no daban respuesta.

Sepelio

“Mi negro te nos fuiste; perdimos a un hermano; no pudiste ver a tus hijos crecer, ya estás en la verdad, pero te extrañaremos y te nos fuiste y nos dejaste solos”, eran algunas de las expresiones que se escuchaban entre los familiares, amigos y vecinos que acudieron al entierro de Crhistopel Turbí, al mediodía de este jueves en el cementerio Cristo Redentor.

En ese escenario, Niza Peralta de la Cruz, viuda del agente, que deja en la orfandad a dos niños, de seis y un año, reiteró que no cree que su esposo fuera muerto en un asalto, afirma que este se llevaba bien con todo el mundo y no alcanza a descifrar desde donde pudo haberse originado la agresión.

Niza, quien es conserje en una escuela de Villa Mella, dijo que confía en que las autoridades van a llegar hasta las últimas consecuencias en la investigación de la muerte de su pareja.

Mientras que Ondina fue sepultada en su natal Baní, provincia Peravia.

Investigación

Una fuente policial ligada a la investigación reveló que no se ha podido identificar a ninguno de los responsables de la muerte del suboficial, aunque hay más de 10 detenidos para fines de investigación.

Los hombres que mataron a tiros a Crhistopel no cargaron con nada del establecimiento donde se produjo el incidente, excepto su arma de reglamento y la del vigilante del lugar, a pesar de que según reportó la Policía, tenía miles de pesos en sus bolsillos.

Expresiones de tristeza

Personas que no conocen a ninguna de las víctimas, han expresado tristeza e indignación por la muerte de un agente de la Policía en las circunstancias en que se produjo y el de una anciana que, se intuye, fue causado por la impresión sufrida. En las redes sociales se han hecho eco del caso. Son muchos los comentarios que señalan que el suceso ha sido muy doloroso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario