En la cuarentena el Distrito Nacional adopta un estado fantasma - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

jueves, 19 de marzo de 2020

En la cuarentena el Distrito Nacional adopta un estado fantasma

Las calles del Distrito Nacional están despejadas. Avenidas como la John F. Kennedy y la 27 de Febrero parecen las de los domingos por la tarde. No se ven guaguas en las vías y no hay obstrucción en los semáforos.

La escasez de tráfico tiene semejanza con lo que ocurre los días de Semana Santa en los que la ciudad se despeja de personas que se van al interior; la diferencia es que en este caso muchos no se van a ningún lado, sino que se quedan encerrados en sus casas.

En los semáforos se pueden ver motoristas con mascarillas debajo de los cascos, vendedores ambulantes y peatones, algunos con tapabocas y guantes, otros sin ningún tipo de protección.

En algunas terminales de autobuses le han dicho al Diario Libre que el flujo de personas se ha reducido; una de ellas es la parada del Kilómetro 9 en la Autopista Duarte. En una entrevista, el supervisor, José Manuel Almánzar, comentó sobre la escasez de pasajeros.

“El transporte está perdiendo, una guagua de esas gasta 4,000 o 5,000 pesos, y 6 pasajeros que paguen 200 pesos no cubren el gasto”, explicó Almanzar cuando fue preguntado por cómo estaba el tráfico.

Un autobús que se dirigía a Cotuí tenía apenas nueve pasajeros de los 50 que puede llevar. Otro con destino a Nagua con capacidad de 30 personas, se tuvo que ir con solo seis personas abordo.

En uno de los autobuses Almánzar discutió con un pasajero que iba en dirección a Nagua por no llevar mascarilla. La persona dijo que había escuchado al doctor Felix Antonio Cruz Jiminián decir que los tapabocas “no servían para nada”.

En las estaciones unos pocos pasajeros se iban a sus provincias de origen porque ya no había trabajo. Algunos como Cristóbal Rojas hablaron de que volverían cuando las medidas de cuarentena terminaran.

Un chofer que maneja un camión contó que iba con un pote de “Manitas limpias” ofreciendo del gel antibacterial a los fruteros y vendedores ambulantes de las calles para que se desinfecten las manos.

En cuanto al Barrio Chino, la mayoría de los comercios están cerrados, al igual que los mercados en la Duarte que están desiertos. Próximo al mediodía de hoy quedaban unos cuantos fruteros y mercaderes en la zona.

Uno de los vendedores que permanecían en la zona era César Reyes, quien estaba sentado en un pequeño local de ropa. Dijo que se iba a su casa porque no había nadie comprando. Cuando se le preguntó cómo se iba a sustentar respondió: “Danilo que mande comida. ¿Él no dijo que iba a mandar comida al pueblo? Que la mande’’.

La Ciudad Colonial parecía más desamparada que nunca al mediodía de hoy. En la calle El Conde algunas personas caminaban con guantes y mascarillas.

En el Metro de Santo Domingo se pueden ver personas con mascarillas y guantes, y las tiendas de las paradas están cerradas. El pasajero José Antonio Rodríguez entiende que los trenes son un foco de contaminación muy grande y deberían cerrarlos.

Rodríguez no llevaba mascarilla ni guantes y cuando se le preguntó el porqué contesto: “Yo he visto que hay doctores que han dicho que no se deben usar”.

Los centros comerciales están abiertos, pero la mayoría de sus locales están cerrados. Las personas caminan en su interior, pero con pocas opciones, aparte de los bancos, supermercados y farmacias que quedaron exonerados de la cuarentena.

A medida que el Distrito se va sumergiendo en una cuarentena, la ciudad adopta un estado fantasma.



No hay comentarios:

Publicar un comentario