No se recomienda realizar autopsias a fallecidos por COVID-19 - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

jueves, 19 de marzo de 2020

No se recomienda realizar autopsias a fallecidos por COVID-19

La República Dominicana tiene, hasta el momento, 34 casos confirmados del nuevo coronavirus (COVID-19) y dos fallecimientos, según ha informado el Ministerio de Salud Pública.

Como se trata de un virus nuevo, los protocolos sobre el manejo de cadáveres pueden ir actualizándose mientras evoluciona y se conoce más sobre el COVID-19.

Y como la precaución no acaba cuando muere una persona, el Ministerio de Salud Pública de la República dominicana elaboró unos lineamientos para manejo de cadáveres con sospecha o confirmación de COVID-19.

En el documento, publicado en la página web de la Dirección General de Epidemiología (Digepi), se aclara que “no hay evidencia sólida hasta la fecha del riesgo de infección a partir de cadáveres de personas fallecidas por COVID-19”, pero de acuerdo con lo observado para otros virus respiratorios y por el principio de precaución, “se considera que estos cadáveres podrían suponer un riesgo de infección para las personas que entren en contacto directo con ellos”.

Indica que las recomendaciones se han elaborado en respuesta a la situación epidemiológica actual y con el conocimiento disponible hasta la fecha y podrán ser revisadas ante cambios o el contexto o nuevas evidencias sobre el comportamiento del COVID-19.

La personas fallecida deber ser trasladado lo antes posible al destino final y se deben seguir lineamientos de preparación establecidos para el manejo de cadáveres en la instalación de salud, en cuanto certificado de defunción, a la identificación de este, ruta de transporte, entre otros aspectos.

Antes del traslado, hay que permitir el acceso de los familiares y amigos, si se requiere, restringiendo a los más próximos y cercanos, para una despedida sin establecer contacto físico con el cadáver ni con las superficies, otros enseres de su entorno, o cualquier material que pudiera estar contaminado.

Las personas que entren deben tomar las precauciones de transmisión por contacto y gotas, siendo suficiente una bata desechable, unos guantes y una mascarilla quirúrgica.

Todo el personal del establecimiento de salud que participe en el traslado del cadáver desde la sala o espacio de aislamiento, deberán tener la formación suficiente y deberán utilizar equipo de protección individual adecuado.

La preparación del cadáver debe realizarse en el área de fallecimiento del paciente. El personal que interviene en esta preparación debe utilizar el equipo de protección personal (EPP) para atención de pacientes con COVID-19 que incluye: bata desechable, guantes, mascarilla y protección ocular.

El personal que traslada el cadáver a la morgue debe utilizar EPP. Una vez entregado el cadáver en la morgue se procede a la limpieza y desinfección de la camilla, se retira el EPP, lo descarta en la bolsa para desechos bioinfecciosos y realiza higiene de manos. Colocar la bolsa con el cadáver en la camilla de transporte y proceder a retirar el EPP antes de salir del área, descartar en envase de desechos bioinfecciosos y realizar higiene de manos.

La movilización interna del cadáver deberá realizarse siguiendo la ruta establecida por la instalación de salud, garantizando las condiciones de bioseguridad sin poner en riesgo la comunidad hospitalaria, pacientes, familiares y usuarios.

Si se hace necesario conservar el cuerpo por algún tiempo antes de inhumar o cremar, colocar la bolsa con el cadáver en las neveras o cámaras mortuorias refrigeradas a una temperatura de 2 a 4° hasta que el cuerpo sea retirado.

Se especifica en el documento que no se recomienda realizar autopsias a cadáveres de personas fallecidas confirmadas con COVID-19, debido a la posibilidad de generación de aerosoles. Mientras dure la pandemia, se aplicará la misma disposición para los casos sospechosos y para los confirmados.

En caso de tener que realizar autopsias, se debe mantener un ambiente seguro cumpliendo las siguientes recomendaciones:

Hay que limitar el número de personas que intervienen en el procedimiento; y mantener un monitoreo del personal que realiza el procedimiento.

Se debe usar equipo protección personal (EPP) por todo el equipo que interviene en el procedimiento. El EPP incluye: guantes, bata desechable, respirador N95 y pantalla o lentes de protección facial. Adicional se debe usar delantal en caso de que la bata no sea impermeable y botas de caucho. Se recomienda que el personal use ropa de uso hospitalaria, que debe ser procesada según las regulaciones de manejo de ropa de la instalación de salud.

El EPP debe colocarse antes de ingresar a la sala de autopsia, retirarlo cuidadosamente y en orden recomendado (guantes, delantal (si aplica), bata, protección facial, respirador N95), descartar en envase de desechos bioinfecciosos y realizar higiene de manos inmediatamente.

El transporte, la cremación o inhumación se efectuará en el menor tiempo posible, con el fin prevenir la exposición de los trabajadores y comunidad general al COVID-19.

Para la movilización se debe colocar la balsa dentro del ataúd, el cual debe permanecer cerrado en el centro de velación y en todo momento, no debe permitirse el contacto de los familiares con el cadáver. En caso de contar con ataúdes con ventana de cristal, es posible abrir la cremallera para descubrir el rostro del cadáver.

No se debe permitir ofrecer servicios de velación para el fallecido.

En caso de que ocurra un deceso en casa, hay que seguir los procedimientos ya establecidos por las autoridades competentes.

A continuación, los lineamientos completos del Ministerio de Salud Pública:



No hay comentarios:

Publicar un comentario