La televisión en español transforma a sus personajes LGBTQ - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

domingo, 14 de junio de 2020

La televisión en español transforma a sus personajes LGBTQ

Una pareja de dos chicos en su escuela secundaria. Un triángulo amoroso bisexual de un político. Dos jóvenes universitarias enamoradas. Una jovencita descubriendo que se siente hombre.

Todas estas historias han sido contadas en telenovelas, que hasta hace poco solo incluían personajes de la comunidad LGBTQ como un elemento de comedia, incluyendo todos los estereotipos posibles.

El peluquero, el diseñador, el chef, el artista, el secretario o asistente personal. Todos efervescentes y afeminados. Así se veían, por lo general los homosexuales en la televisión hispana. Las excepciones no eran mucho mejores: Las lesbianas muy masculinas y con problemas de adaptación.

“Las cosas comenzaron a cambiar hace una década con ‘Las Aparicio’, pero no lo suficiente como para que historias LGBTQ fueran incluidas con todas sus aristas en la televisión abierta”, dijo a Efe Juan Osorio, productor de Televisa y uno de los pioneros de la transformación.

“Los guionistas, productores y actores estábamos más que listos, más bien ansiosos, de reflejar la realidad, pero fue difícil convencer a los que toman las decisiones”, consideró.

Osorio se refería a la telenovela producida por Argos Communication para el canal de cable mexicano Cadena Tres. La historia giraba en torno a tres hermanas y sus madres.

La menor, Julia Aparicio, comienza con un romance con un famoso futbolista que se deshace cuando se da cuenta de que está enamorada de su mejor amiga, con las impecables actuaciones de Julia Gallardo y Eréndira Ibarra y sus tiernas escenas de amor.

La palabra conmoción no llega a describir lo que desató “Las Aparicio” en México, donde otro de los personajes era educadora sexual. El revuelo fue tal, que hasta se aseguraba que los actores de la telenovela habían sido vetados por los canales de TV abierta.

Era imposible no darse cuenta de que el público quería esas historias, cuando la serie alcanzó un nivel de audiencia tal que se realizó una película con el mismo nombre, en la que participó Ana de la Reguera.

EL BESO PROHIBIDO

No es que no hubiese antes historias de amor homosexual. Solo que eran tan veladas, que cualquiera que viera a los dos personajes juntos en una escena pensaría que se trataba de buenos amigos.

Tal fue el caso del romance que interpretaron Jaime Camil y José Ron en “Los exitosos Pérez” en 2009. Los actores estaban comprometidos en llevar la realidad a la pantalla, pero sus escenas de besos nunca salieron al aire.

Apenas hay algunas fotos que se colaron en las redes sociales.

La primera boda LGBTQ de la televisión en español fue en 2013 en la telenovela “Amores verdaderos”. Sorprendentemente, Jean Marie y Stéfano, encarnados por Rubén Branco y Archie Lafranco, no se dieron el típico beso después de que fueron declarados esposos.

De hecho, el primer beso entre dos hombres en una telenovela se produjo en Argentina ese mismo año. Guillermo se enamoró de Pedro Beggio en “Farsantes”. Aunque en México y Estados Unidos hubo que esperar hasta 2018, la evolución fue veloz.

“Yo fui quien tuve que ir a donde los ejecutivos de Televisa y convencerlos de que el público no solo estaba listo sino que demandaba estas historias bien contadas”, explicó Osorio, quien además puso a su propio hijo Emilio como uno de los protagonistas del romance adolescente entre Cuauhtémoc y Aristóteles en la telenovela “Mi marido tiene más familia”.

El guionista venezolano Leonardo Padrón lo tuvo más fácil en “Amar a muerte”, donde Juliana y Valentina se dan cuenta de que se han enamorado, sin ninguna verse como lesbianas.

“La meta era enseñar que el amor es entre dos personas. El sexo que tengan en ese contexto se vuelve irrelevante”, declaró a Efe.

Aun así, las actrices Bárbara López y Macarena Achaga tuvieron que luchar por el primer beso.

“Teníamos una escena en la que si hubiese sido entre un chico y una chica habría terminado en beso e insistimos en que tenía que pasar lo mismo entre Juliana y Valentina. Lo hicimos, antes de que saliera el de Cuauhtémoc y Aristóteles, sabiendo que podía tener consecuencias negativas”, indicó Achaga.

Pasó todo lo contrario. Ambas parejas se convirtieron en íconos no solo de la lucha LGBTQ, sino del derecho que tienen las personas a ser ellas mismas.

“No solo me hablan en las redes los chavos gais. Hay mucha gente que me dice que les hemos dado valentías para expresar partes de sí mismos que estaban ocultando”, indicó a Efe Emilio Osorio.

UN INÉDITO PERSONAJE TRANSGÉNERO

Telemundo transmite actualmente “100 días para enamorarse” en Estados Unidos, donde se ha convertido en la primera cadena de TV abierta de Estados Unidos en contar la historia de una joven transgénero, desde sus primeras conversaciones sobre su verdadera identidad sexual.

El personaje de Ale, interpretado con una increíble madurez por la actriz mexicana Macarena García de 19 años, es una chica que de pronto le dice a su madre que no se siente mujer.

“Me da asco mi cuerpo”, dice en la producción.

La puerta para este tipo de historias fue abierta con personajes como el de Laisa Reyes en la telenovela colombiana “Los Reyes” de 2005. Aunque debieron pasar 12 años para que fuese contada sin comedia en la versión original de “100 días para enamorarse”, transmitida en 2008 en Argentina.

“Es un papel difícil que puede hacer mucho bien. Mucha gente acompaña el cambio social que presentamos en televisión. Cualquier reacción negativa vale mucho la pena si se compara con lo positivo que aportan estas historias”, dijo García a Efe.

Para ella, “con que una persona se vea reflejada y deje de sentirse como un ‘freak’ (un ser extraño) vale la pena afrontar los comentarios negativos, aunque espero no haya muchos. Creo que la gente es más solidaria y abierta ahora”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario