Pintar una de las palas de los aerogeneradores podría reducir un 70% la muerte de aves #favoryto - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

domingo, 13 de septiembre de 2020

Pintar una de las palas de los aerogeneradores podría reducir un 70% la muerte de aves #favoryto

Usar la energía eólica es condición sine qua non para lograr un futuro cada vez más sostenible. Pero los modernos molinos de viento que la producen tampoco son la panacea, y, si no, que se lo digan a las aves que chocan contra las palas de los aerogeneradores.

Profesionales del Instituto Noruego de Investigación de la Naturaleza –NINA– trabajan en la búsqueda de medidas tendentes a apocar los perjuicios sobre las aves que puedan dimanar del funcionamiento de estas instalaciones. Y han encontrado una solución muy sencilla: pintar una de las palas de los aerogeneradores podría reducir un 70% la mortalidad de las aves.

La investigación se ha realizado en la central eólica de Smøla, en Noruega. Uno de los investigadores, Roel May, explica que consiguieron reducir en un 70% la muerte de aves con sólo pintar una de las tres palas de negro. Un mayor contraste, explica May en la web oficial del NINA, hace que las turbinas sean más visibles para las aves y estas sean capaces de cambiar su rumbo para evitar la colisión.

Se trata de una medida que, además, es muy barata: asegura May que, en el ensayo, el coste fue mayor porque las palas, obviamente, ya estaban instaladas, pero, si se hace en el proceso de construcción, el gasto –que es una inversión– es mínimo.

Otra de las medidas ensayadas consistió en instalar potentes lámparas con luz violeta y ultravioleta fuera de la planta. El hecho de que, a diferencia de los humanos, muchas aves sí puedan ver la luz ultravioleta fue lo que les inspiró a ponerla en práctica.

En este caso, las aves aumentaron la altura de su vuelo unos 7 metros al percibir la luz ultravioleta –que se mostró mucho más efectiva que la violeta–. No obstante, apuntan desde el NINA, esto no sería suficiente para evitar los choques, ya que el tamaño de estas palas ronda los 50 metros.

La tercera conclusión a la que llegaron es que las aves chocan más con los aerogeneradores instalados en áreas con fuertes corrientes ascendentes, que suelen ser zonas como crestas con gran elevación orográfica o terrenos planos con alta elevación térmica.

Para identificar aquellos lugares con corrientes ascendentes, Frank Hansen, otro de los investigadores, desarrolló una herramienta de microlocalización, que se probó en Hitra –Noruega– y en Gibraltar.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.



No hay comentarios:

Publicar un comentario