Cinco cosas que quizás desconozcas del microshading, la alternativa al microblanding #favoryto - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

miércoles, 9 de junio de 2021

Cinco cosas que quizás desconozcas del microshading, la alternativa al microblanding #favoryto

En los últimos tiempos, el microblanding se ha convertido en una tendencia perfecta para aquellas personas que tienen las cejas poco pobladas y quieren rellenarlas y darles forma de manera duradera. Sin embargo, ha surgido una nueva téctica, el microshading o shading, que consigue un resultado diferente.

Ambos métodos se llevan a cabo mediante una técnica de maquillaje semipermanente, con el que se consigue rellenar las cejas y darles forma, haciéndole a cada persona un diseño personalizado, dependiendo del rostro y las facciones.

Sin embargo, el efecto o resultado conseguido con cada una de las técnicas es diferente, lo que hace que surjan dudas entre los usuarios sobre qué técnica elegir o cuál es mejor para cada persona.

Concretamente, el microshading es un proceso de maquillaje semipermanente que consiste en diseñar las cejas previamente, atendiendo a los rasgos y facciones del rostro del paciente para, después, proceder a pintar las cejas y rellenar mediante un sombreado, dando un acabado final abundante y poblado.

Así, se puede hacer solamente el sombreado, que es lo que se conoce como shading, lo que se hace para rellenar las zonas de la ceja que están poco pobladas, según informan desde la clínica Paty Obando, especializada en diferentes tratamientos de cejas, pestañas, ojos, labios...

Aunque ambos métodos son personalizados, duran más o menos el mismo tiempo y se hace con el maquillaje semipermanente y una microaguja, elegir uno u otro método va a depender del resultado que se desee conseguir.

Por un lado, el microblanding consiste en rellenar la ceja pelo a pelo, dibujando las cejas según su forma de crecimiento natural, consiguiendo un efecto de cejas reales. Por otro lado, el microshading consiste también en rellenar la ceja, pero se completa el proceso con un sombreado mediante puntillismo para conseguir un acabado como de maquillaje.

Con ambos métodos se consigue un resultado natural, abundante, simétrico y con una forma personalizada para cada tipo de rostro, según las facciones de la cara, aunque se deberá decidir si se prefiere la técnica del sombreado o la del microblanding, este último con un resultado más suave.

Tanto el microblanding como el microshading tienen la misma duración. Sin embargo, esta va a depender de cada persona, de su tipo de piel y de sus hábitos diarios.

Así, puede durar entre 8 meses y 2 años, dependiendo de la persona, aunque se recomienda hacerse un repaso y retocarse el microshading una vez al año.

Esta técnica se realiza con agujas y, por tanto, es un proceso parecido a hacerse un tatuaje. Sin embargo, no son agujas al uso, sino que son microagujas que ayudan a conseguir la precisión y el efecto natural de 'pelo a pelo'.

Así, aunque se realice el microshading en un lugar muy sensible y el rango de dolor varíe de una eprsona a otra, los expertos y personas que ya se lo han realizado no lo consideran una técnica dolorosa. Es completamente soportable y solo causa un poco de molestia.

De hecho, en algunas clínicas, como en el caso de Joana Domínguez Centro de Belleza, aplican una crema anestésica a los pacientes para evitar el dolor.

El microshading tiene un precio que varía dependiendo de quién lo realice. Hay clínicas especializadas en retoques o tratamientos estéticos que realizan esta técnica por unos 100 o 150 euros por sesión.

Este precio por sesión se basa en que, en la mayoría de casos, son necesarias dos sesiones para completar el proceso de microshading. Por ello, en recomendable informarse del tratamiento, el precio y las sesiones necesarias en el centro o clínica donde vaya a realizarse.



No hay comentarios:

Publicar un comentario