Parque Ecológico Fluvial La Barquita avanza, pero con retraso - Favoryto

Recientes

Favoryto

Tus noticias y eventos favorytos.

lunes, 17 de junio de 2019

Parque Ecológico Fluvial La Barquita avanza, pero con retraso

Aunque con atraso, el Parque Ecológico Fluvial La Barquita avanza a pasos lentos y se destacan dentro de sus problemas el cúmulo de residuos sólidos que impacta en la recuperada arborización de las más de 15 hectáreas, la falta de terminación de infraestructuras, como construcción de unidades de tratamiento de aguas residuales y saneamiento de cañadas.

Pese a que el proyecto es responsabilidad primaria de la Unidad para la Readecuación de La Barquita Y Entorno (URBE), participan del proceso la Alcaldía de Santo Domingo Este, el Ministerio de Medio y el Jardín Botánico Nacional, esta última será la entidad que se encargará de la operación del nuevo parque creado mediante el decreto 199‐16 y que lo adiciona al Mirador Manantiales del Cachón de La Rubia.

Ricardo García, administrador del Jardín Botánico, afirma que lo que compete a la entidad que dirige está prácticamente concluida y solo esperan la terminación de las infraestructuras, que es responsabilidad de URBE.

“Más de 22,000 plantas hemos sembrado, la mayoría endémicas, algunas ornamentales y se incluyen también plantas acuáticas que hemos buscados en distintas regiones para ambientar este espacio lo más parecido lo que era originalmente. Las áreas más difíciles de trabajar, sobre todo las más cercanas a la orilla del río ya están plantadas, hicimos un manglar que ya tiene buen tamaño y se nota la recuperación esa especie resiste las inundaciones”, detalló.

Los criterios utilizados para sembrar es que sea una arborización con especies nativas, adecuadas para soportar las inundaciones como son la mara, el gri gri, campeche, y otras que además sirvan de refugio a las aves como es el caso del caimito, la penda y la palma real, que juega un papel muy importante porque es el refugio de la cigua palmera.

“Está la parte de educación, que sirva como un laboratorio vivo para que los estudiantes puedan ir a ver las especies de aves y frutales, frutos que ya hoy no conocen muchos jóvenes, ahora tendrán la oportunidad de conocer esos recursos, tales como La Guáyiga, que era una de las fuentes importantes de alimentos de nuestros indígenas, también aparecerá en el lugar”, afirmó García.

El director del Jardín Botánico aseguró que están listos para recibir el nuevo parque en el que ya se puede observar el espesor de la vegetación de las distintas especies sembradas por esa entidad.

“Nosotros no tenemos la fecha de inauguración, porque dependemos de la conclusión de las obras de infraestructuras que realiza URBE, lo que si te puedo asegurar, es que inmediatamente nos digan ya estamos listos, concluyan, el Jardín Botánico tiene para cumplir su compromiso”, sostuvo.

El desafío

Uno de los problemas más difíciles de resolver hasta ahora ha sido el de los residuos sólidos y aunque se han realizado jornadas de educación y operativos, el problema sigue latente. Se han realizado alrededor de 12 jornadas de limpieza y recogido cerca de 20 toneladas de residuos desde 2016.

Como forma de buscar una solución al problema, se ha estado trabajando con parte de las más de 154,000 personas que viven próximo al lugar y que impactan en el parque. Se realizan jornadas de educativas en coordinación con el Distrito Escolar 10-03, que permite llevar las orientaciones a las aulas, además de las juntas de vecinos y otras entidades.

Luis Carrasco, coordinador del Proyecto Parque Ecológico Fluvial La Barquita, en representación del Jardín Botánico, cuenta que tratan de conectar con el currículum que tienen los estudiantes sobre la protección y conservación del medio ambiente.

“Hacia ahí hemos enfocado la sensibilización. Qué pasa, que cuando tu quieres cambiar la conciencia de la gente, tiene que hacerlo en niños de 8 a 14 años y en ese tipo de estudiantes es que hemos estado trabajando el Departamento de Educación Ambiental”, dijo Carrasco.

URBE ha construido trampas en las cañadas que desembocan en el río, pero no han sido suficientes para contrarrestar la cantidad de residuos que baja por las cañadas, las principales ya tapadas, porque lugareños les abren hoyos para lanzar la basura por ahí.

La Alcaldía asegura que recoge los residuos tanto en la parte alta como en la baja, pero las trampas están repletas de basura que se ha ido acumulando con el tiempo. El cabildo afirma que no tiene las condiciones ni los equipos para mantener la limpieza total del lugar por lo que se requiere la participación de otros actores que faciliten equipos.

El alcalde Alfredo Martínez instruyó para que se aplique un programa de recogida de residuos en las calles y así evitar que la gente los lance a las cañadas, pero mucha gente no cumple y saca la basura donde las puede recoger el camión y prefieren lanzarlas desde sus ventanas y puertas a escasos metros de donde están las cañadas.

El trabajo de URBE

La Unidad para la Readecuación de la Barquita y Entorno informó que están avanzados en más de un 75% los trabajos de canalización y saneamiento de cañadas y que se implementa un sistema sanitario que permita colectar las aguas servidas que son vertidas indiscriminadamente hacia el río.

“Estas aguas serán derivadas hacia plantas de tratamiento, antes de incorporarse al cuerpo receptor, el río Ozama”, aseguró la entidad, al tiempo de informar que sigue trabajando en la transformación de territorio, que no es solamente física, sino también humana en la población residentes en las áreas de influencia del parque que abarca 1.5 kilómetros lineales de la ribera Ozama.

Informó de la canalización de 1,381 metros con tuberías de 66 y 72 pulgadas de diámetro para el drenaje pluvial; 2091 metros de drenaje sanitario. La construcción de cuatro cabezales o trampas para los residuos sólidos; cinco registros en igual número de cañadas; 2,076 metros de verja perimetral; 1,948 de acera perimetral; 0.9 kilómetro lineal de calle en hormigón; 4 plazas públicas y 2 canchas de baloncesto.

URBE indicó que falta por ejecutar la construcción de unidades de tratamiento para aguas residuales, los caminos interiores de acceso, para el mantenimiento de las infraestructuras sanitarias, la rehabilitación interior capilla San José, construcción de muelles y la entrega al Ministerio de Educación del área liberada del barrio “Los Reguindaos”, en la parte oeste del parque.



No hay comentarios:

Publicar un comentario